Síguenos en YouTube Síguenos en tumblr Síguenos en 500px EKTphotos | Bizkaitar bat Panaman | Un vizcaíno en Panamá | La vida al otro lado del charco | Fotografía | Surfing | Viajes | Vivencias

15 de mayo de 2014

Zona Libre de Colón.

Hoy os voy a hablar sobre la Zona Libre de Colón.

La zona libre está situada en la costa caribeña de Panamá, en la ciudad de Colón. Se tarda alrededor de una hora en llegar y es la zona franca más grande del continente americano y segunda del mundo.


Tiene cierta fama aquí en Panamá. Se venden artículos de todas clases al por mayor y libres de impuestos, lo que hace las delicias de los amantes de las compras. Para que os hagáis una idea del tamaño del sitio, hay unas 2000 empresas dentro y hasta te dan un mapa al entrar.

Se puede llegar en autobús desde Panamá Ciudad (3,15$ por trayecto). El bus sale de Albrook y toma como hora y veinte en llegar hasta la misma entrada del lugar. Si se accede a pie hay que pagar 1$, en coche 5$. Además es necesario tener el pasaporte encima y llevar menos de tres meses en el país.

Los panameños tienen prohibido entrar aquí, a menos que sea a trabajar. Una vez dentro de la zona libre, te encuentras con una mini ciudad vallada, a la que sólo se puede acceder por dos entradas. Hay cientos de tiendas de todo tipo, pero lo que más abunda es la ropa.

 
Yo me animé a visitarlo para comprarme una tarjeta de memoria para la cámara, y es que en general en Panamá no hay demasiadas tiendas de electrónica. Hay alguna, pero no tienen mucha variedad. La verdad es que me esperaba algo distinto a lo que me encontré, está curioso el lugar, pero no sé hasta qué punto merece la pena venir aquí, tal vez para comprar ropa sí que esté bien, no sabría decirlo, sólo miré tiendas de electrónica. La tarjeta me salió bien de precio (Sandisk Ultra 32Gb Clase 10 30Mb/s, 26$) pero muy parecido a lo que puedes encontrarte en Bilbao. Comparando con Panamá sí que sale bien.

 Ojo a lo que nos encontramos... ¡¡la baldosa de Bilbao!! Eran unos pocos metros de acera, cerca de la entrada... ¡aluciné!

Al parecer es una parada obligada para los turistas de cruceros. Grupos de gringos paseaban por las calles derrochando sus dólares.

La visita mereció la pena sólo por comerme este pedazo kebab. El primero desde que estamos aquí. Hay un par de sitios en la ciudad donde poder comerlos, pero son bastante caros, nada que ver con lo de allí. En la zona libre en cambio salen muy bien de precio, 3 kebabs y 3 refrescos 14$.

 Dioos, cómo echaba de menos esto

Para volver cogimos un taxi hasta la estación de buses. A pie se tardará unos 10 minutos o así, pero Colón no es precisamente seguro. Hay que tener mucho cuidado. En cambio dentro de la zona libre no existe ese problema, hay policía cada pocos metros y además no puedes entrar sin pasaporte.

La vuelta en bus fue bastante curiosa. Llegamos a la estación y estaba el bus para arrancar. Parecía estar lleno, pero el chófer nos señalaba al fondo y decía algo de un banquito. Llegamos hasta el fondo y efectivamente no había ningún sitio libre, pero nos sacaron un par de taburetes, y allí en el pasillo nos sentamos durante todo el trayecto. No desaprovechan el espacio aquí, no.

Y poco más que contar. En las siguientes entradas os hablaré de uno de los paraísos panameños, la región de Kuna Yala a la que ya hemos ido un par de veces, también me quedan curiosidades por contar, y atención, mi tercer surfing panameño. Poco a poco, que si no me quedo sin qué escribir.

¡Salud y buenas olas!

2 comentarios:

  1. Que tal Ekaintc!
    Esa foto del kebab me ha abierto el apetito...jeje Curioso y simpatico el detalle de la acera, enseguida se nos desata la morriña, por cierto, ¿como llevais lo de estar lejos de la tierra? Supongo que costara la principio por la familia amigos y demas.
    Pues nada, un saludo y hasta la proxima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Fran! Pues bueno, hay días en los que echas mucho de menos aquello, lo que daría por volver para un par de días... jejee pero bueno, aún es pronto para volver, además hay que pensar que el esfuerzo valdrá la pena.

      Saludos Fran!

      Eliminar